Refuerzos positivos versus castigos

 

Pensemos por un momento en animales gregarios no cazadores. Pensemos por ejemplo en una bandada de aves. El fin de su asociación es la defensa mutua a través de la multiplicación de sentidos que les permita detectar un peligro con mayor facilidad. Esto quiere decir simplemente que cien ojos se anticiparán a los peligros cincuenta veces más que los dos ojos de una de solitaria.

Algo similar ocurre con los caballos y muchos otros ungulados. Una manada de caballos salvajes de por ejemplo cuarenta individuos representa en ochenta orejas moviéndose como radares y ochenta ojos con pupilas horizontales capaces de detectar la aproximación de un depredador mientras están alimentando en una pradera.

Sin embargo para estas dos clases de animales que hemos mencionado el alimento está ahí, la hierba que alimentan a los caballos no se escapa, no se requiere estrategias de captura, la semilla que alimenta la bandada de edades se les ofrece sin necesidad de coordinar una cacería.

Ahora analicemos lo que sucede con los depredadores, y empecemos para ello pensando en los felinos. Una pantera es capaz de trepar a los árboles, posee un físico privilegiado. Un chita el capaz de desarrollar velocidades de carrera extraordinarias. Un gato doméstico posee también un físico privilegiado capaz de múltiples proezas. ¿Cuál es el más torpe de todos los felinos? Sin dudas lo es el león. Un león en sólo trepa a los árboles en su etapa de cachorro, una vez adulto pierde esta capacidad. Su velocidad de en la carrera es bastante pobre si la comparamos con otros felinos de las sabanas. Es decir que es el felino más torpe físicamente hablando, y a su vez es el único la gato que vive en manadas. Ha debido desarrollar su capacidad cooperativa para poder equilibrar sus carencias físicas.

Comparemos ahora lo que sucede entre gatos domésticos y el perro. El perro, o el lobo, que en definitiva es el mismo animal, es incapaz de retraer sus garras para moverse de manera silenciosa, es incapaz de trepar a un árbol, tan poco poseo una velocidad en la carrera demasiado notable. La plasticidad y capacidad acrobática de su físico distan mucho de la maravillosa ingeniería con que cuenta el gato. Es así que el lobo ha debido, al igual que el león, desarrollar su capacidad cooperativa para poder sobrevivir.

Pero se trata de animales equipados con armas letales. Ellos deben tener un orden estructural porque lo que entre aves se resuelve con un picoteo entre lobos culminaría con graves heridas por la muerte de su compañero. Además como cazador operativo deben ser capaces de desarrollar una estrategia cinegética que les permita capturar animales de gran poder y tamaño. Un lobo sólo o un perro no podría jamás capturar a un ungulado.

¿Que sucede cuando en una manada no existen las reglas de comportamiento?, esa estirpe está condenada a desaparecer y por lo tanto no transmitirá a futuras generaciones ese defecto.

Este fenómeno puede darse cada tanto en la naturaleza, y cuando la biodiversidad así lo permite, el o los individuos socialmente defectuosos son eliminados por mecanismos naturales.

En el ser humano se ha dado el mismo fenómeno. En el momento en que el hombre deja los árboles y las frutas para convertirse en un cazador cooperativo que depende exclusivamente de su organización para dar caza a presas que lo aventajan en velocidad y poder físico, se vio obligado a desarrollar un sistema de reglas de comportamiento y de organización con que no contaba ninguna familia de primates. Los monos poseen por supuesto una estructura social, pero no es tan compleja como la humana.

Como adiestradores hemos observado desde siempre que los perros de nuestros clientes se apegan más a nosotros que a sus amos, teniendo en cuenta que sus propietarios le permiten el libre albedrío y que nosotros somos quienes los disciplinamos, podemos deducir que el hecho de presentarles una estructura de normas de comportamiento en lo que provoca su apego hacia nosotros.

he copiado y pegado en este número de la revista una parte de mi libro " Educación Natural Para Tu Hijo " en donde podemos ver los resultados de las experiencias realizadas por el profesor Fischer especialista en problemas de adolescentes.

Esto también podemos ver lo que en la mecánica social y la estructura de una pandilla de adolescentes. Generalmente se trata de chicos que han tenido una carencia de normas. Esa carencia de normas los hace salir a buscar una estructura que los contenga. Lejos de lo que mucha gente puede pensar haciendo un análisis superfluo, las pandillas no son caóticas, por el contrario poseen una estructura de normas mucho más estrictas que una escuela, o que cualquier otra institución de las llamadas normales de la sociedad. Una pandilla posee un conjunto de normas casi similares a un orden militar. Tienen uniformidad, es decir para pertenecer a la tribu deben adaptarse a indumentarias, tatuajes, y accesorios que los identifique con la misma. Tiene ritos de iniciación. Tienen estructura jerárquicas. Tienen ritos de promoción social mediante los cuales se logra el ascenso en las jerarquías. En suma tiene en muchas más normas que las que pueden encontrar en el hogar al cual se han revelado. En general, el joven pandillero ha sido criado en ausencia de normas, y eso lo ha llevado a buscarlas en una organización tan estricta como lo es una pandilla. Esto se debe a la inseguridad que provoca la carencia de normas claras en un individuo, que los fuerza a buscar integrarse alguna tribu que las posea.

En la antigüedad se consideraba al destierro como una pena para graves delitos. Esto se debe a que en para animales como el humano o el perro, quedar fuera de una estructura social es el equivalente a la muerte.

Un perro vagabundo que no es protegido por algún humano buscara unirse a alguna manada de perros de la calle. Seguramente este perro ingresará esa manada como un omega del grupo, es decir que deberá adaptarse a las normas que le imponga el resto, deberá someterse a todos los que lo dominen, y sin embargo, teniendo la libertad de hacerlo no sólo no huye de esa tiranía sino que se esfuerza por seguirles el paso y permanecer con el conjunto. Volvemos entonces aquí al concepto de que para los animales cazadores cooperativo y es natural la búsqueda incesante de normas y reglas de comportamiento social.

Pero ¿qué es una norma?, una norma debe tener un enunciado simple y constante, capaz de ser memorizadas y aplicada en futuras situaciones similares. Una norma no es sinónimo de castigo, una norma es algo que da certidumbre a lo que nos sucederán.

Los entusiastas del adiestramiento basado únicamente en refuerzos positivos, contraponen al adiestramiento que ellos pregonan con el adiestramiento basado exclusivamente en refuerzos negativos o castigos. Si se coloca en un laboratorio un ratón dentro de un laberinto en cuyos caminos equivocados recibirá una descarga eléctrica, conseguimos que el ratón aprenda a evitar esos caminos. Esto sería el equivalente al adiestramiento basado en refuerzos negativos. que se caracteriza únicamente por castigar los comportamientos indeseados. Pero todos sabemos que quien adiestra únicamente con castigos no debería ser llamado adiestrador sino psicópata.

Debe existir en todo caso un equilibrio lógico y previsible entre premios y castigos.

Si no se presentan esos dos elementos (premios y castigos) debidamente equilibrados, el individuo será capaz de aceptar cualquier dictadura con tal de buscar un sentido de estructura social contenedora.


Por Orlando Eijo - http://www.orlandoeijo.com/

 


 

volver al índice de Artículos