La mujer y el adiestramiento canino

 

Es sabido que la mujer ha ido incursionando en todos los trabajos antiguamente se pensaban solo reservados para los hombres. El adiestramiento canino es uno de ellos, y sin dudas con una incidencia más que fuerte.

Hasta no hace muchos años, las técnicas de adiestramiento eran ciertamente desprovistas de los conocimientos que hoy se tienen en materia de comportamiento, pero si bien era técnicas muy rudas en comparación con las actuales, nunca fueron al extremo de la idea generalizada que hubo al comparar a los adiestradores con domadores de leones, que látigo en mano y silla en la otra, doblegaban a los perros en medio de gritos y castigos físicos.

Pasó el tiempo, mejoraron las técnicas, y cada día el adiestramiento incorporó más basamento en el campo de la psicología animal, para luego incluir psicología humana, componentes de psiquiatría y sociología. Dado que se trata de una sociedad entre dos especies, un frugívoro de origen arborícola y un carnívoro corredor, pero ambos cazadores cooperativos, el primero por obligación, al quedarse sin sus preciados bosques en las glaciaciones, el segundo por evolución durante millones de años.

Sin embargo a pesar de el cúmulo de técnicas humanizadas que se fueron incorporando, mucha gente ni siquiera pensaba en adiestrar un perro debido a los prejuicios existentes en ese aspecto.

Fue así que la mujer comenzó a incursionar en este campo y su éxito no tardó en hacerse sentir. A los propietarios de mascotas, temerosos de los malos tratos durante el adiestramiento, les atraía más la idea de una mujer, con toda esa carga maternal que implicaba, que un hombre, aunque ese hombre fuera el más calmo de los adiestradores.

Fue el propio mercado el que impulsó rápidamente a la mujer al terreno del adiestramiento canino, y esto incluyó desde la educación de cachorros hasta a la coordinación en cine y TV, ya que las empresas podían ganarse más fácilmente la simpatía del publico: la imagen de una mujer ordenando a los perros daba siempre testimonio del buen trato a los mismos durante los rodajes.

Hoy más de la mitad de los coordinadores de acción animal en cine y TV de los EEUU son mujeres.

En cuanto al adiestramiento domiciliario ya se sabe que el éxito de las mujeres ha sido rotundo, y ni que hablar en materia de adiestramiento de perros de ayuda a discapacitados.


Por Orlando Eijo - http://www.orlandoeijo.com/

 


 

volver al índice de Artículos