SALUD CANINA
volver al INDICE  

Este artículo es SOLAMENTE a título informativo.
JAMAS administre medicamentos, ni diagnostique, ni haga tratamientos por su propia cuenta.

Recurra SIEMPRE a su Veterinario.

Inmunidad Materna


A lo largo de los años, hubo muchos conceptos erróneos sobre la inmunidad que los cachorros adquieren de sus madres. Cuando un cachorro nace, su sistema inmune no está totalmente desarrollado. Por eso, este animal puede ser completamente susceptible a casi todas las infecciones. Si saliera a su encuentro una enfermedad seria, el cachorro posbilemente moriría. Pero afortunadamente, este no es el caso para los recién nacidos porque la madre naturaleza los provee de protección.

Inmunidad Activa:

Cuando los animales son expuestos a un organismo mediante una vacuna, el organismo o parte de él interactúa con las células del sistema inmune del animal. Estas células luego crean anticuerpos que residen en el cuerpo del animal y reconocerán a los organismos extraños y los destruirán. El cuerpo activa celulas que pueden matar a los organismos que causan la enfermedad más directamente. Cuando un individuo tiene un sistema inmune que efectivamente lo proteje contra los organismos productores de la enfermedad se dice que tiene inmunidad o que es inmune a ese organismo. Cuando el propio sistema inmune de un animal lo provee de esa protección se dice que tiene inmunidad activa.

Inmunidad Pasiva:

Cuando un animal recibe los mecanismos de defensa de otro animal (anticuerpos y/o linfocitos), más que desarrollar su propio sistema de defensa se dice que tiene inmunidad pasiva. Ejemplos de inmunidad pasiva incluyen los anticuerpos recibidos por el feto a través de la placenta, y que el recién nacido recibe del calostro de la madre. Una desventaja de la inmunidad pasiva es que el cuerpo del animal no tiene la habilidad de reponerlos. Los anticuerpos que el animal recibe se 'gastan' con la edad, o se usan para destruir organismos causantes de enfermedades, y el cuerpo del animal no puede reponerlos. Sin embargo, en el caso de la inmunidad activa, se producen más anticuerpos cada vez que el sistema inmune toma contacto nuevamente con otro organismo. La inmunidad activa se perpetúa a si misma. La pasiva no.

Todos los anticuerpos derivados de la madre tanto a través de la sangre como del calostro se llaman anticuerpos maternos. Debe notarse que el cachorro solo recibirá anticuerpos contra enfermedades para las cuales la madre ha sido recientemente vacunada o expuesta. Como ejemplo, una madre que no ha sido vacunada o expuesta al parvovirus no tendrá ningún anticuerpo contra el parvovirus para pasar a sus cachorros. Los cachorros entonces serán susceptibles a desarrollar una infección por parvovirus.

Inmunidad Pasiva en el utero (a través de la placenta): en algunas especies, los anticuerpos protectores pasan a través de la placenta, del sistema sanguíneo de la madre al feto. Un animal joven entonces lleva esta protección cuando nace. Tiene inmunidad que lo proteje antes de que su propio sistema inmune comienza a funcionar.

La Inmunidad Pasiva a través del Calostro: Los perros y los gatos como muchos otros mamíferos, pasan la mayoría de los anticuerpos a sus hijos a través del calostro. Este está presente durante las 36-48 hrs. del amamantamiento seguido al nacimiento de los cachos. Es un mezcla altamente concentrada de moléculas de proteína, vitaminas, electrolitos y nutrientes.

El cachorro absorbe los anticuerpos a través del calostro hacia su sistema sanguíneo a través del intestino. La habilidad de absorber esas moléculas sin alterarlas a traves de su pasaje por la pared intestinal es una de las peculiaridades de los recién nacidos. A medida que el animal madura ya no puede absorber esas moléculas sin alterarlas y su sistema digestivo las rompe en pedacitos más pequeños. Esto es importante porque si los anticuerpos se rompen en varias partes pequeñas, pierden la habilidad de destruir bacterias o virus. Usualmente antes de que un cachorro tiene una semana de vida, pierde la habilidad de absorción y todas las moléculas se rompen. Entonces aunque la madre continúe produciendo anticuerpos en su calostro, ellos serán destruídos y no proveerán ninguna protección al recién nacido.

Es importante que clarifiquemos un punto generalmente mal interpretado. Como se estableció, el calostro con su protección de anticuerpos está presente en las primeras 36-48 horas en que fluye la leche. Los cachorros solo pueden obtener inmunidad del calostro si se alimentan durante ese período de tiempo y si tienen menos de dos días de vida. Luego de eso, no hay mucha diferencia en la cantidad de leche que mamen (hablando de anticuerpos a recibir) ya que no recibirán más anticuerpos de su madre. Luego de esto debemos vacunar.

Muchos criadores y dueños de mascotas suponen que cuanto más tiempo mame el cachorro más protección (anticuerpos) recibirá. Eso es falso. Otros creen que dejar que cachorros de más edad mamen de esa madre que recién dió a luz una camada, servirá para que estos cachorros mayores obtengan otra dosis de anticuerpos. También es falso. Recuerde que los cachorros no pueden absorber los anticuerpos luego de que su tracto digestivo pierde la habilidad de absorber sin alterar las moléculas proteicas. Toda la protección del calostro la pueden recibir en los primeros dos días de vida. Luego de esto no hay más que vacunar.

Nivel de protección del calostro:

Las cantidades de anticuerpos que están presentes en la leche son directamente proporcionales al nivel de los anticuerpos presentes en la madre. A menudo hablamos de 'TITERS' para calificar la cantidad de anticuerpos presentes en un animal. Los tests se hacen en la sangre del animal y cuanto más alto son los 'TITERS', más anticuerpos presenta el animal. Las madres con alto nivel de 'TITERS' pasan concentraciones más altas de anticuerpos a través de la placenta y del calostro. Los cachorros que han tomado leche con gran cantidad de anticuerpos absorben por lo tanto más anticuerpos y por lo tanto tienen más concentración en su sangre. Los recién nacidos que comienzan con niveles más altos de estas moléculas del calostro tienen más protección por períodos más largos de tiempo. Esto explica el por qué queremos estar seguros de si la madre tiene un 'TITER' alto de anticuerpos antes de criar con ella. Su camada entonces poseerá niveles más altos de protección y por períodos más largos de tiempo contra las enfermedades para las cuales comunmente vacunamos como: distemper, parvo, corona, etc.

Ventana de Susceptibilidad:

La edad a la que los cachorros pueden ser efectivamente inmunizados es proporcional a la cantidad de anticuerpos recibidos de la madre. Los niveles altos de anticuerpos maternos presentes en el sistema sanguíneo del cachorro bloquean la efectividad de una vacuna. Cuando los anticuerpos maternos bajan, la inmunidad (protección a enfermedades) puede darse a través de las vacunas.

Los anticuerpos de la madre generalmente circulan en la sangre del recién nacido durantes unas semanas. Hay un período de tiempo de varios días a verias semanas en que los anticuerpos maternos son muy bajos para proveer protección contra enfermedades pero a la vez demasiado altos para permitir que las vacunas actúen. Este período de tiempo se llama 'ventan de susceptibilidad'. Es el tiempo en que aunque los cachorros hayan sido vacunados igual pueden contraer la enfermedad.

El tiempo de esa 'ventana de susceptibilidad' es diferente en cada camada y mismo entre cada individuo de una misma camada. Un estudio ha demostrado que la edad en que los cachorros responden a una vacuna y desarrollan protección (se inmunizan) cubre un amplio período de tiempo. A las 6 semanas de vida un 25% de los cachorros se inmunizan. A las 9 semanas un 40% de los cachos responden a la vacuna. El número crece hasta 60% para 16 semanas, 95% para 18 semanas.


Como puede verse, es realmente imposible determinar cuando, en presencia de la inmunidad pasiva, un cachorro debe ser vacunado. Hay demasiadas variables. Hasta si hemos hecho testeos de sangre, cada animal en la camada propablemente tendrá diferente nivel de anticuerpos. Además un animal joven puede tener buen nivel de anticuerpos para una enfermedad pero no para otra.

Algunas de las vacunas nuevas pueden estimular la inmunidad activa en el animal joven aunque estén presentes los anticuerpos de la madre. Estas se llaman vacuna de bajo pasaje.