SALUD CANINA
volver al INDICE  

Este artículo es SOLAMENTE a título informativo.
JAMAS administre medicamentos, ni diagnostique, ni haga tratamientos por su propia cuenta.

Recurra SIEMPRE a su Veterinario.

CAUSAS DE FALLAS DE LAS VACUNAS

Cuando un animal vacunado desarrolla la enfermedad para la cual fue vacunado, esto se toma como una falla de la vacuna. Pero en la mayoría de los casos no es la vacuna la que falla sino que hay una respuesta inmune inadecuada a la vacuna.

ANTICUERPOS MATERNOS:

Los cachorros recién nacidos reciben protección contra las enfermedades a través de sus madres que les transfieren anticuerpos. Estos anticuerpos se transfieren a través de la placenta y del calostro. Los anticuerpos son proteínas que pelean contra una enfermedad y son producidas por cierto tipo de células llamadas 'celulas B'. Las proteínas se forman en respuesta a partículas extrañas como bacterias o virus. Estos anticuerpos y otras proteínas (los antígenos) se enlazan a las particulas extrañas (como las bacterias por ej.) para ayudar a inactivarlas.

La edad en la que los cachorros pueden ser efectivamente inmunizados mediante la vacunación es proporcional a la cantidad de protección por anticuerpos que los animales recibieron de sus madres. Los niveles muy altos de anticuerpos maternos presentes en el cachorro bloquearán la efectividad de una vacuna. Cuando los anticuerpos maternos bajan a un nivel suficiente en el cachorro, se puede proveer inmunidad a través de las vacunas.

Los anticuerpos de la madre generalmente circulan en la sangre del recién nacido durante algunas semanas. Hay un período de tiempo de varios días a varias semanas, en que los anticuerpos maternos son muy bajos para proveer protección contra las enfermedades pero a la vez muy altos para permitir que una vacuna actúe. Este período se llama 'ventana de susceptibilidad'. Este es el tiempo cuando, a pesar de haber sido vacunado, el cachorro igual puede contraer la enfermedad. Esta 'ventana de susceptibilidad' puede variar mucho, es diferente en cada camada y en cada individuo de la misma camada.

Algunas de las vacunas de la nueva generación pueden estimular la inmunidad activa en el animal joven aún cuando estén presentes los anticuerpos de la madre. Estas vacunas se llaman 'de bajo pasaje'. Una forma común de describirlas es "este tipo de vacunas 'atraviesan' los anticuerpos de la madre". Esta tecnología de vacunación es usada muy a menudo contra el parvovirus. Como las vacunas van mejorando, estamos en mejores condiciones de protejer a nuestros cachorros desde su vida temprana.

TIEMPO INSUFICIENTE ENTRE LA VACUNACIÓN Y LA EXPOSICIÓN A LA ENFERMEDAD:

Una vacuna no provee protección inmediata. Toma de días a semanas o más para que el cuerpo del animal responda a la vacuna. Para algunas vacunas como la coronavirus por ejemplo, no ocurre un adecuado nivel de inmunidad hasta dos o tres semanas luego de la segunda dosis. Un animal joven es susceptible a una enferdad si está expuesto a ella antes que la vacuna haya tenido tiempo de estimular la inmunidad del perro.

Hemos visto que un intervalo de tiempo muy corto entre la vacuna y la exposición a la enfermedad puede resultar en que el animal desarrolle la enfermedad. En algunos casos, lo mismo es válido si el tiempo de exposición entre la vacuna y la exposición es muy largo. Algunas vacunas pueden protejer al animal durante toda su vida; pero otras producen una protección que dura solo durante un tiempo (tiempo corto de inmunidad). Estas vacunas necesitarán ser redosificadas. Esto incluye a casi todas las vacunas para perros y varias para humanos como la del tétanos. El tiempo de duración de la protección varía según la enfermedad, el tipo de vacuna, la edad en la que el animal la recibe y de su sistema inmune.

Por otro lado, algunos veterinarios sugieren medir el nivel de anticuerpos antes de una revacunación. Si el animal tiene un nivel adecuado de anticuerpos, no se deberá administrarle otra dosis. Pero aún el nivel normal de anticuerpos que protejen contra ciertas enfermedad no ha sido establecido. Para algunas enfermedades, el nivel de anticuerpos no debe imponerse al estado del sistema inmune general del animal porque otras partes de su sistema inmune son más importantes para pelear contra alguna enfermedad en particular. Otro problema con los niveles de anticuerpos es que el test solo nos dice el estado del animal en ese momento exacto. Esto no puede decirnos cómo estará el animal dentro de seis meses por ejemplo. Por lo tanto...¿cada cuánto tiempo hacemos el test?... Además, siempre cabe la posibilidad de un error de laboratorio. Un test erroneo puede decirnos que un animal tiene un buen nivel de protección cuando podría no ser así.

DIFERENTES TIPOS DE BACTERIAS Y VIRUS:

Las vacunas solo contienen algunos tipos específicos de los virus o bacterias que causan la enfermedad. Una vacuna producida para un tipo de bacteria o virus puede no protejer adecuadamente contra otro. Como ejemplo, las vacunas contra la leptospirosis solo protejen contra dos tipos de la bacteria. La vacuna no proteje al animal contra los otros varios tipos. Aunque hay ahora una vacuna nueva que ya proteje contra cuatro tipos de bacterias de leptospirosis.

DAÑO A LA VACUNA:

Si no se manejan con propiedad, es posible que una vacuna modificada sea inactivada. Esto no ocurre comunmente pero podría ocurrir si la vacuna se expone a luz ultravioleta, si pasa mucho tiempo en que fue reconstituída hasta que se aplica, o si no fue almacenada a la temperatura apropiada.

ADMINISTRACIÓN INAPROPIADA:

Las vacunas son desarrolladas para administrarse por cierta vía determinada, intranasal, subcutánea, intramuscular. Si la vacuna es administrada por una vía diferente puede no ser efectiva y además puede causar daños considerables.

MAL ESQUEMA DE VACUNACIÓN:

Interferencia de las vacunas: Si el tiempo ente una vacuna para una cosa y para otra es muy corto puede ocurrir una interferencia. Se sugiere que si se le va a administrar al animal más de un tipo de vacuna se haga al mismo tiempo.

Intervalos prolongados: Para proveer la mejor respuesta, debe repetirse la vacuna generalmente entre 2-4 semanas de dada la primera dosis. La primera dosis 'más o menos' prepara al sistema inmune, y la siguiente incrementa la respuesta inmune. Si se pasa el período de tiempo en varias semanas el sistema inmune ya no estará preparado y las siguientes dosis ya no incrementarán tanto la respuesta inmune.

INMUNODEFICIENCIA:

Para que la vacuna provea protección el sistema inmune tiene que estar funcionando bien. Si está deprimido, como es en el caso de animales con ciertas infecciones virales, o aquellos que están recibiendo tratamientos contra el cáncer o altas dosis de esteroides, la vacuna no iniciará una respuesta inmune adecuada.

SUMARIO:

Cuando analizamos toda la información sobre anticuerpos maternos, ventana de susceptibilidad, respuesta del sistema inmune, susceptibilidades de las razas, etc. empezamos a ver por qué hay tantos esquemas de vacunación diferentes y por qué todos los animales que son vacunados no desarrollan una adecuada protección contra la enfermedad.